miércoles, 18 de marzo de 2009

SECTORES ECONOMICOS DE COLOMBIA



EL SECTOR PRIMARIO





El sector primario o agrario está formado por las actividades económicas relacionadas con la transformación de los recursos naturales en productos primarios no elaborados. Por lo usual, los productos primarios son utilizados como materia prima en las producciones industriales. Las principales actividades del sector primario son la agricultura, la minería, la ganadería, la silvicultura,la apicultura, la acuicultura, la caza y la pesca.
Los procesos industriales que se limitan a empacar, preparar o purificar los recursos naturales suelen ser considerados parte del sector primario también, especialmente si dicho producto es difícil de ser transportado en condiciones normales a grandes distancias.
El sector primario suele ser una parte importante de los
países en desarrollo


En Colombia, el sector se ha transformado tras el proceso de apertura económica, el cual disminuyó la rentabilidad de la agricultura.



Agricultura
La agricultura juega un papel esencial en el desarrollo. Su valor, en términos productivos, le otorga un papel central dentro del sector primario. Sin embargo, el sector agrícola sufre una crisis tras la disminución de la protección estatal, los altos costos del crédito, la insuficiente extensión en los predios para cultivar y la mínima tecnología aplicada. A lo que se suma la falta de mecanismos de protección social, la debilidad en las asociaciones de productos rurales, y la carencia de condiciones de vida digna (salud, educación, vivienda, servicios públicos y recreación). En la actividad agrícola existen dos subsectores, uno tradicional y otro moderno, subdivididos en:
Agricultura mecanizada. Se desarrolla en áreas planas, tiene una fuerte aplicación de sistemas de adecuación de tierras y utilización generalizada de maquinaria. La mano de obra es básicamente asalariada y cobija actividades como la producción de algodón, soya, ajonjolí, sorgo, caña de azúcar, arroz y otros productos de consumo directo.
Agricultura tradicional. Representada en el minifundio, se distribuye principalmente en el área de vertiente de las cordilleras y las planicies orientales. Combina la producción de alimentos para autoconsumo y para los mercados regionales y locales.



Ganadería
Ganadería tecnificada. No tiene una elevada participación. Está organizada principalmente en áreas de producción de lácteos. Se caracteriza por la utilización intensiva de las praderas, con introducción de pastos mejorados, riego y rotación de potreros (Fajardo: 1993).
Latifundio ganadero. Está establecido en áreas planas sobre suelos de variada calidad. Constituyen una forma de tenencia de la tierra tradicional en Colombia, fundada en la concentración de la propiedad y en la subutilización de los suelos. En los latifundios se desarrolla una ganadería extensiva.








La pesca
La actividad de la pesca se realiza, principalmente, de forma artesanal en el área continental (ríos, lagos, lagunas, embalses y canales) y, alternamente, se desarrolla una pesca industrial en el océano Pacífico y el mar Caribe. Asimismo, se practica la acuicultura en aguas dulces y marinas, con un notable grado de crecimiento. La pesca colombiana se caracteriza por una amplia variedad de recursos ictiológicos, destinados, en su mayor parte, a la exportación y, en menor proporción, al consumo interno.



La minería
El país dispone de grandes y muy diversos recursos minerales. El carbón, el petróleo, las esmeraldas, el níquel, el oro, el uranio, el manganeso, el cobre, el zinc, la piedra caliza, el yeso, el asbesto, los sulfatos, la sal, la roca fosfórica, entre otros, constituyen un renglón importante en la economía nacional y están impulsando la afluencia de capital extranjero.
El sector minero ha cobrado importancia debido a la demanda de recursos minerales y energéticos, fundamentalmente, el petróleo y el carbón. Los yacimientos de petróleo más importantes se encuentran en los Llanos Orientales y los de carbón están situados en la península de la Guajira.






EL SECTOR SECUNDARIO
El sector secundario es el conjunto de actividades que implican transformación de alimentos y materias primas a través de los más variados procesos productivos. Normalmente se incluyen en este sector siderurgia, las industrias mecánicas, la química, la textil, la producción de bienes de consumo, el hardware informático, etc. La construcción, aunque se considera sector secundario, suele contabilizarse aparte pues, su importancia le confiere entidad propia.
Comprende todas las actividades económicas de un país relacionadas con la transformación de industrias de alimentos y otros tipos de bienes o mercancías. Forma parte de la
actividad económica. Los distintos procesos, son cada vez más automatizados.












El sector de las industrias


La industria en Colombia surge a finales de siglo XIX y comienzos del siglo XX, como fruto de los capitales generados por la actividad agro-exportadora cafetera. Este proceso de industrialización, jalonador del desarrollo urbano, marcó una especialización de la producción a nivel regional, con epicentros en las principales ciudades.


El sector industrial en Colombia comprende, entre otras, la industria textil, la industria alimentaria o agroindustria, la industria química, la industria de cauchos y derivados del petróleo, y la industria de la construcción.



Periodización del desarrollo industrial

Saber más
Localización industrial
En Colombia, existen siete grandes centros industriales, distribuidos de la siguiente manera:
En el desarrollo industrial colombiano se identifican cuatro grandes periodos.
Avance de la industria (1930-1957)



La expansión de la industria nacional, fue motivada por la disminución en la oferta internacional de productos manufacturados, debido a la depresión económica mundial de 1929. En este periodo, la industria se convirtió en el centro de atención de la política económica.



Crisis de la industria (1970-1989)


A comienzos de la década de 1970 tuvieron lugar profundas transformaciones en la economía colombiana.
El proteccionismo de los periodos anteriores estimuló la producción de bienes dirigidos a satisfacer la demanda del mercado interno, sin desarrollar factores de competencia frente a la industria extranjera. La crisis se evidenció en el rezago tecnológico y en la baja eficiencia de la producción. Así, hasta 1989 aproximadamente, el 92% de la producción industrial se dirigió al mercado nacional, mientras que sólo un 8% se dirigió al mercado externo.



El programa de liberalización económica, denominado "apertura económica", ha sido la piedra angular del actual desarrollo industrial del país. Aunque la industria manufacturera creció 4,23 % en el PIB nacional en 1990, a mediados de la década sólo creció 0,85%, lo cual condujo a un aumento de las importaciones de bienes de consumo no duradero, como alimentos y confecciones; mientras que las importaciones de bienes de capital (nuevos equipos) no resultaron atractivas por la crisis de la industria.


En la actualidad, la fusión de empresas y la articulación a cadenas productivas han pasado a ser parte integral de las estrategias de fortalecimiento y crecimiento de un gran número de empresas colombianas



Industria textil


Está conformada por las empresas que se dedican a la fabricación de hilos y telas. Actualmente, este sector está compuesto por más de 7.000 empresas radicadas en todo el país. La importancia de la cadena productiva del textil y la confección se refleja en su participación en el PIB (cerca del 5%), en el consumo de materias primas nacionales y en la creación de empleo.
Industria química, de cauchos y derivadosx del petróleo



La industria química está relacionada en sus materias primas con el petróleo y sus derivados, y por tanto es susceptible al mercado internacional del crudo; adicionalmente, debe importar cerca del 61% de las materias primas que utiliza en el proceso de producción, por lo cual se ha beneficiado de la política aperturista de desgravación arancelaria. Esta industria se ubica principalmente en Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca


La industria metalúrgica


La industria metalúrgica comprende diversas actividades, las cuales se clasifican en: siderurgia y metalmecánica.
La siderurgía incluye las industrias básicas y manufacturas de hierro y acero, y las manufacturas de metales no ferrosos. La metalmecánica incluye la fabricación de productos metálicos, la construcción de maquinaria no eléctrica, material profesional, maquinaria, aparatos y artículos eléctricos. Aunque en Colombia la actividad siderúrgica se inició a finales del siglo XIX, su desarrollo se dio en el siglo XX con la creación de Empresa Siderúrgica de Medellín (SIMESA) y con la Siderúrgica Paz del Río S.A.



Industria del cemento


Esta industria nace en el siglo XX, con la creación de Cementos Samper, en Bogotá, aunque la empresa cementera moderna comenzó con la instalación de Cementos Diamante. Actualmente, de las 18 plantas cementeras del país, 17 producen cemento blanco. Ocho plantas se ubican en Cundinamarca, Boyacá y los Santanderes; cinco, en Antioquia y Caldas; y tres, en la costa Caribe.
Desde 1996, el sector se ha visto afectado por el ingreso a Colombia de la compañía mexicana Cemex, la cual se apropió, de entrada, aproximadamente, del 50% del mercado nacional.
Industria de alimentos



El desarrollo de la industria alimentaria, se inició desde principios de siglo, pero sólo a partir de la Segunda Guerra Mundial, empezó a diversificarse y a generar una estructura productiva, con base en pequeñas industrias que fueron desplazando los pequeños negocios artesanales. La agroindustria colombiana comprende la producción de lácteos, bebidas, carnes y sus derivados, aceites y grasas, alimentos para animales, azúcares y mieles, productos del café, chocolatería y confitería, y pescados y sus derivados.


La diversificación de la producción de la industria alimentaria es una estrategia que contribuye a la concentración de capital de grandes empresas de capital nacional como: Postobón, en bebidas; el Grupo Manuelita, con azúcar y mieles; y la Compañía Nacional de Chocolates, y de capital extranjero como el Grupo Nestlé, Corn Products International, Purina, Quaker y Kellog`s, entre otras. Actualmente, el sector agroindustrial representa cerca del 31% de la producción total de la industria.






EL SECTOR TERCIARIO




Sector servicios o sector terciario es el sector económico que engloba de todas aquellas actividades económicas que no producen bienes materiales de forma directa, sino servicios que se ofrecen para satisfacer las necesidades de la población.
Incluye subsectores como
comercio, transportes, comunicaciones, finanzas, turismo, hotelería, ocio, cultura, espectáculos, la administración pública y los denominados servicios públicos, los preste el Estado o la empresa privada (sanidad, educación, atención a la dependencia), etc.
Dirige, organiza y facilita la actividad productiva de los otros sectores (
sector primario y sector secundario). Aunque se lo considera un sector de la producción, propiamente su papel principal se encuentra en los dos pasos siguientes de la actividad económica: la distribución y el consumo.
El predominio del sector terciario frente a los otros dos en las
economías más desarrolladas permite hablar del proceso de terciarización





Actualmente, dentro del sector servicios se pueden diferenciar cuatro tipos principales:
Los servicios de distribución. Ponen en manos de la población los productos que consume. Es el caso del comercio y los transportes.





Los servicios a empresas y la banca. Tienen como principales clientes a todo tipo de empresas, a las que facilitan su funcionamiento mediante concesión de créditos, asesoramiento jurídico fiscal, contratación de seguros, diseño, etc.


La Administración Pública y los servicios sociales. Incluyen todas las actividades financiadas por el Estado, destinadas a regular el funcionamiento de la sociedad y a mejorar la calidad de vida de la población: educación, sanidad, etc.


Los servicios personales. Son los que intentan cubrir demandas de la población en aspectos tan variados como la hostelería y el turismo, los espectáculos, las reparaciones de vehículos y el cuidado personal, entre muchos otros.


Terciarización de la economía


La terciarización de la economía española es un hecho desde mediados de los años setenta. En 2003, la población ocupada en el sector servicios era del 63% y aportaba el 60% del PIB.
En la expansión y la diversificación de los servicios en España destacan los siguientes factores:
El aumento del nivel de vida de la población y, como consecuencia, los cambios en su modo de vida y hábitos de consumo y ocio.



El desarrollo del Estado del bienestar, que conlleva un aumento de los servicios públicos: hospitales, institutos, universidades, transporte, etc.


La creciente competencia entre las empresas, que crea la necesidad de ciertos servicios para mejorar la calidad y el valor de los productos o su comercialización.
La terciarización del empleo y de la producción es un hecho en todas las Comunidades Autónomas; existen, no obstante, grandes disparidades territoriales entre las distintas Comunidades y también dentro de estas.



El sector terciario alcanza los valores más altos con respecto al total nacional, en la Comunidad de Madrid, Cataluña, Andalucía y algunas Comunidades del litoral mediterráneo, mientras que los valores más bajos se registran en el noroeste y el interior de la Península.


En cuanto a la composición del sector terciario, el comercio, el turismo y los servicios públicos, concentran en torno al 80 % de la producción de este sector. También tienen un papel relevante los transportes y las comunicaciones, que en los últimos años representan uno de los objetivos prioritarios de las inversiones públicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada